logotipo silestone logotipo thesize logotipo compac Logotipo de Marbres casa casellas
   
  Historia Exposición Obra publica Contacto    

 

 

Casa Casellas: tradición centenaria en el trabajo de la piedra

   
 
La primera noticia conocida que vincula la familia Casellas con el trabajo de la piedra data de 1890, cuando Jaume Casellas y Pairó, con domicilio en Pont Major, ya consta como picapedrero. Pocos años después, tenemos referencia que dirigía una explotación de piedra en las Canteras de Gerona. Esta cantera, situada debajo de la torre de Alfonso XII, en su vertiente sur, fue explotada por Jaume Casellas conjuntamente con sus cinco hijos: Jaume, Josep, Lluís, Narcís y Ramon Casellas i Pichon durante el primer tercio de siglo, aproximadamente. Padre e hijos, ya trasladados al número 9 de la calle Ginesta, de Gerona, desde donde regentan el negocio, no sólo constituirían el núcleo de Casa Casellas sino que también darían lugar a diferentes empresas del sector de la piedra en las comarcas de Gerona. Así, por ejemplo, Jaime, el hijo mayor, por matrimonio en 1921 con Joaquina Xirgu, hija de José Xirgu, también cantero, comenzaría a trabajar con su suegro y acabaría constituyendo la firma Casellas-Xirgu, vinculada a la fabricación y comercialización de piedra artificial
  Imagen antigua  
 
 
Los otros cuatro hermanos continuarían trabajando en la empresa fundacional y asumirían la dirección a partir de la muerte del padre en los años 1930. Sin embargo, con la muerte prematura de José Casellas y Pichon a finales de los años 1940, la empresa quedaría en manos de Luis, Narciso y Ramon Casellas, aunque el hijo de José, Josep Casellas y Carreras, también trabajaría en Casa Casellas hasta en la década de 1960. La casa Casellas continuó bajo la denominación de "Hijos de Jaime Casellas" durante los años 1950, con sede en la calle Capuchinos, 2, y en la plaza San Francisco, 1, y también, con una nueva cantera en Figueres. A principios de los años 1940, Ramón se había trasladado a Figueres para abrir una explotación y taller de piedra y mármoles, aunque todavía con vinculación a la empresa familiar de Gerona, como demuestra el hecho de que era titular su hermano Luis, mientras que en la delegación de Gerona constaba el mismo Ramón. La titularidad cruzada de las empresas se mantendría hasta mediados de los años 1960. Con la Muerte de Ramón Casellas y Pichon a finales de los 60, sus hijos Joaquín y Ramón Casellas y Pellicer pasarían a ser los titulares del negocio de Figueres.
 
 
La sede de Casa Casellas se mantendría en el domicilio de Luis Casellas, en la travesía de la Cruz, 33, que en recuperaría el nombre original de principios de siglo. A finales de los años 1950 se cerró la cantera familiar de la torre Alfonso XII por agotamiento de los términos de la explotación, y se comenzó una nueva más al sur-oeste, encima del horno de cal que había en el barrio de Vista Alegre. También en estos años, bajo la dirección de Narciso Casellas y Pichon iniciaría una explotación de alabastro en Beuda, que tendría continuidad hasta mediados de los años 1960, cuando Narciso dejó la empresa. Anteriormente, el hijo de Narciso, Jordi Casellas y Vila también trabajó durante unos años en el negocio familiar de la piedra. Durante estos años el trabajo más elaborado de la piedra extraída de el arranque se empezó a hacer el taller de la Bohiga, justo debajo del horno de cal y junto al antiguo campo de fútbol municipal del Gerona. El taller de la Bohiga habría perdurado hasta los años 1974-1975, cuando Lluís Casellas y su hijo Ramón Casellas y Albert abrieron un nuevo taller en Sant Julia de Ramis bajo la denominación de Piedras y Mármoles Casellas, pero manteniendo el emblemático sello de Casa Casellas.
 
 
 
 
A partir de estos años la explotación de la cantera sería ningún golpe más puntual hasta su abandono definitivo, mientras que el taller de Sant Julià se mantendría hasta el año 1991, y en el que desde 1976 hasta 1987 también trabajaría intermitentemente el hijo de Ramón Casellas, Lluís-Esteve Casellas i Serra. La declaración de Banyoles como sede de los Juegos Olímpicos a finales de los 80 aceleró la mejora de sus enlaces y fue así como la conexión de la carretera de Palamós y la variante de la N-II, a su paso por Gerona, con la autovía de Banyoles forzaron la expropiación del taller de Sant Julià de Ramis, formalizada en 1991. A raíz de la expropiación el negocio se trasladó a Cervià de Ter en asociación con la empresa Altix. Como consecuencia del cierre del taller de Sant Julià de Ramis y del nuevo traslado, Ramón Casellas y Albert decidió donar el conjunto de herramientas más antiguas del negocio familiar, algunas de ellas procedentes de la época del fundador de Casa Casellas, Jaume Casellas y Pairó, el Museo de Historia de la Ciudad de Girona, en el que se exponen algunas.
   
 
 
 
En total, cerca de doscientas piezas, entre ellas un carro de lanza, Parpal y parpalines, gripes, abujardado, escoda, barrenas, Macal, martillos, escarpes, punzones, cortantes, cuñas, etc., Herramientas que sin duda habían servido para dar forma a toneladas de piedra de Gerona para lugares y finalidades del todo diversas. En 1999, Ramón Casellas y Albert, conjuntamente con su yerno, Agustín Pulido y Bazaga, que había empezado a trabajar con él en 1990, y Xavier Illa y Alsina, adquirieron la totalidad de la empresa. Fue así como Casa Casellas, iniciada a finales de siglo XIX y desarrollada a lo largo del XX, recuperó su denominación original a las puertas del nuevo siglo, ya partir del 8 de septiembre de 2003 la propiedad y la dirección pasaron a manos de Agustín Pulido y Xavier Illa.
 

 

Marbres Casa Casellas. C/ Rajoleria, s/n 17464 Cervià de Ter (Girona) - Telf. 972 497 005 Fax. 972 496 324 - www.marbrescasacasellas.com